lunes, 8 de abril de 2019

Con la ciencia, contra los nacionalismos, por Europa

Durante los últimos años, la eurodiputada liberal del grupo ALDE, Teresa Giménez Barbat, fundadora de Cs en 2004, que accedió al Parlamento Europeo por la candidatura de UPyD en la legislatura 2014-2019, ha actuado siempre, en el desempeño de su mandato, promoviendo los valores de la Razón, la Ilustración y el Humanismo, y no ha dejado nunca, como catalana, de denunciar tanto en Bruselas como en Estrasburgo el proyecto identitario y excluyente del independentismo catalán. Además, ha liderado la que muy probablemente sea una de las mejores iniciativas individuales de un parlamentario español en la institución desde que España accedió a la UE en 1986: Euromind.

Este foro tiene por finalidad que la ciencia entre en el debate público e influya en la toma de decisiones políticas: han intervenido en él y lo han apoyado destacados científicos e intelectuales españoles y del resto del mundo como: Richard Dawkins, Steven Pinker, Jean Bricmont, Mark van Vugt, Peter Turchin, Harriet Hall, Joaquim Soares, Nicola Graham-Kevan, Arcadi Espada, Elvira Roca Barea, Robin Dunbar, Frans de Waal, Camilo José Cela Conde, Adolf Tobeña, Julian Baggini, Michael Shermer, Manuel Arias-Maldonado, Robyn Blumner, Sissela Bok, Bjørn Lomborg, Juan Abreu, Sophie Lecheler, Hugo Mercier, Enrique Echeburúa, Jordi Bernal, David Schmitt, Robert Whitley, Victoria Carmichael, Steve Stewart-Williams, Brian Earp, Rebecca Steinfeld, Benjamin Hine, Claire Lehmann, Roberto Colom, Ambrosio Gracía Leal, Maryam Namazie, Nigel Warburton, Yolanda Gómez Sánchez, Alexander Yakobson, Philip T. Hoffman, Julian Baggini, Michael P. Lynch, Manuel Toharia, Matteo Motterlini, José Miguel Mulet, Sissela Bok, Félix Ares, Dalibor Sternadel, Elseline Hoekzema, Miles Brundagel, Olle Häggström, Thomas Metzinger, Susan Pinker, Miriam Tey, Ignacio Morgado, Pedro Insua, Maarten Larmuseau, A.C. Grayling, Karin Bojs, Juan Luis Arsuaga, José Rosiñol, Gabriel Tortella, Carsten De Dreu, Paul Cliteur, Susana Martínez-Conde, Ayaan Hirsi Ali, David Galadí-Enríquez, Pilar Ruiz Lapuente, Robert Redeker, Iban Warraq, Francisco Sosa Wagner, Alejo Vidal-Quadras, Javier Nart y Luis Garicano.

Euromind ha sido estos años una tribuna para propiciar el diálogo entre ciencia y política, con cuatro ejes básicos:

1. Tercera cultura
Favorecer la conversación entre la cultura científica y la humanista. Aunque la ciencia no puede guiar por sí sola el camino de la sociedad, agilizar esa conversación ayudaría a los gobernantes a tomar mejores decisiones para el conjunto de los ciudadanos.

2. Escepticismo científico
Cuestionar todas aquellas afirmaciones que no están sustentadas en pruebas sólidas e investigación verificable. Muchas políticas apoyadas únicamente por preferencias ideológicas o intereses particulares son erróneas y perjudiciales para el bienestar ciudadano.

3. Diversidad académica
Favorecer la libertad de pensamiento y la diversidad investigadora para que todas las opciones estén representadas en el quehacer científico. Este es un procedimiento mejor para solucionar los problemas sociales.

4. Compromiso europeo
Construir una identidad europea común. Criticar a los fundamentalismos y nacionalismos excluyentes. Favorecer la promoción de un pensamiento humanista y secular respetuoso con la pluralidad cultural y religiosa –o no religiosa– de todos los ciudadanos.


Los firmantes queremos hacer público nuestro agradecimiento a Teresa Giménez Barbat por su iniciativa y ofrecerle nuestro apoyo para que pueda seguir impulsando y alimentando el foro Euromind.

Bruselas-Barcelona-Luxemburgo, 8 de abril de 2019


Giovannini

With Science, Against Nationalism, For Europe

In recent years, ALDE group liberal MEP Teresa Giménez Barbat, founder of Cs in 2004, who acceded to the European Parliament through  UPyD's candidacy in the 2014-2019 legislature, which is now coming to an end, has always acted, in fulfilling her mandate, to promote the values of reason, enlightenment and humanism, and has never ceased, as a Catalan, to denounce in Brussels and Strasbourg the identitarian and exclusionary project of Catalan independence. In addition, she has led what is probably one of the best individual initiatives of a Spanish MEP within the institution since Spain's accession to the EU in 1986: Euromind.

The objective of this forum is to enable science to enter into public debate and influence political decision-making: leading scientists and intellectuals from Spain and the rest of the world participated and supported it: Richard Dawkins, Steven Pinker, Jean Bricmont, Mark van Vugt, Peter Turchin, Harriet Hall, Joaquim Soares, Nicola Graham-Kevan, Arcadi Espada, Elvira Roca Barea, Robin Dunbar, Frans de Waal, Camilo José Cela Conde, Adolf Tobeña, Julian Baggini, Michael Shermer, Manuel Arias-Maldonado, Robyn Blumner, Sissela Bok, Bjørn Lomborg, Juan Abreu, Sophie Lecheler, Hugo Mercier, Enrique Echeburúa, Jordi Bernal, David Schmitt, Robert Whitley, Victoria Carmichael, Steve Stewart-Williams, Brian Earp, Rebecca Steinfeld, Benjamin Hine, Claire Lehmann, Roberto Colom, Ambrosio Gracía Leal, Maryam Namazie, Nigel Warburton, Yolanda Gómez Sánchez, Alexander Yakobson, Philip T. Hoffman, Julian Baggini, Michael P. Lynch, Manuel Toharia, Matteo Motterlini, José Miguel Mulet, Sissela Bok, Félix Ares, Dalibor Sternadel, Elseline Hoekzema, Miles Brundagel, Olle Häggström, Thomas Metzinger, Susan Pinker, Miriam Tey, Ignacio Morgado, Pedro Insua, Maarten Larmuseau, A.C. Grayling, Karin Bojs, Juan Luis Arsuaga, José Rosiñol, Gabriel Tortella, Carsten De Dreu, Paul Cliteur, Susana Martínez-Conde, Ayaan Hirsi Ali, David Galadí-Enríquez, Pilar Ruiz Lapuente, Robert Redeker, Iban Warraq, Francisco Sosa Wagner, Alejo Vidal-Quadras, Javier Nart and Luis Garicano.

In recent years, Euromind has been a platform for the dialogue between science and politics at the frontiers of knowledge, with the potential to transform society. Its basic principals are four:

1. A Third Culture 
To facilitate a conversation between scientific and humanistic cultures. Even though science alone can’t guide society, we think that this conversation will help the governments to adopt wiser decisions for the benefit of citizenship.

2. Scientific Skepticism
The systematic practice of questioning all claims and proposals that are not supported by empirical, verifiable and reproducible research. Many political notions clearly unsupported by the scientific scrutiny – fueled instead by ideological preferences or personal interests –, are not only wrong, but harmful for the interest of public well-being.

3. Academic Diversity
We are committed to the promotion of freethought and academic diversity to ensure that all options and enquiries are represented in the process of science as the more advanced way of dealing with social issues.

4. European Commitment
A compromise with the construction of a Common European Identity, opposed to exclusionary nationalisms and fundamentalisms, and favorable to the promotion of a secular humanist thinking, respectful towards the cultural and religious (or nonreligious) plurality of all citizens.


We, the undersigned, would like to express our gratitude to Teresa Giménez Barbat for her initiative and to offer her our support so that she can continue to promote and fuel Euromind forum.

Brussels-Barcelone-Luxembourg, 5 April 2019


Giovannini

Avec la science, contre les nationalismes, pour l'Europe

Ces dernières années, l'eurodéputée libérale du groupe ADLE, Teresa Giménez Barbat, fondatrice de Ciudadanos en 2004, qui a accédé au Parlement européen à travers la candidature de l'UPyD lors de la législature 2014-2019, qui s'achève maintenant, a toujours agi, dans l'accomplissement de son mandat, pour promouvoir les valeurs de la raison, des lumières et l'humanisme, et n'a cessé, comme catalane, de dénoncer à Bruxelles et à Strasbourg le projet identitaire et exclusif de l'indépendantisme catalan. En outre, elle a été à la tête de ce qui est probablement l'une des meilleures initiatives individuelles d'un parlementaire espagnol au sein de Parlement Européen depuis l'adhésion de l'Espagne à l'UE en 1986: Euromind.

L'objectif de ce forum est de permettre à la science d'entrer dans le débat public et d'influencer la prise de décision politique : des scientifiques et intellectuels de premier plan d'Espagne et du reste du monde y ont participé et l'ont soutenu: Richard Dawkins, Steven Pinker, Jean Bricmont, Mark van Vugt, Peter Turchin, Harriet Hall, Joaquim Soares, Nicola Graham-Kevan, Arcadi Espada, Elvira Roca Barea, Robin Dunbar, Frans de Waal, Camilo José Cela Conde, Adolf Tobeña, Julian Baggini, Michael Shermer, Manuel Arias-Maldonado, Robyn Blumner, Sissela Bok, Bjørn Lomborg, Juan Abreu, Sophie Lecheler. Hugo Mercier, Enrique Echeburúa, Jordi Bernal, David Schmitt, Robert Whitley, Victoria Carmichael. Steve Stewart-Williams, Brian D. Eard, Rebecca Steinfeld, Benjamin Hine, Claire Lehmann, Roberto Colom, Nicola Graham-Kevan. Ambrosio García Leal, Marya Namazie, Nigel Warburton, Yolanda Gómez Sánchez, Alexander Yakobson, Philip T. Hoffman, Julian Baggini, Michael P. Lynch, Manuel Toharia, Matteo Motterlini, José Miguel Mulet, Sissela Bok, Félix Ares, Dalibor Sternadel, Elseline Hoekzema, Miles Brundagel, Olle Häggström, Thomas Metzinger, Susan Pinker, Miriam Tey, Ignacio Morgado, Pedro Insua, Maarten Larmuseau, A.C. Grayling, Karin Bojs, Juan Luis Arsuaga, José Rosiñol, Gabriel Tortella, Carsten De Dreu, Paul Cliteur, Fernando Savater, Susana Martínez-Conde, Ayaan Hirs Ali, David Galadí-Enríquez, Pilar Ruiz Punente, Robert Redeker, Iban Warraq, Francisco Sosa Wagner, Alejo Vidal-Quadras, Javier Nart et Luis Garicano.

Ces dernières années, Euromind a été une plateforme de promotion du dialogue entre la science et la politique sur les frontières de la connaissance avec un potentiel de transformation de la société, selon quatre axes fondamentaux :

1.Troisième culture

Favoriser le dialogue entre la culture scientifique et la culture humaniste. Bien que la science ne puisse à elle seule guider la société, l'amélioration de cet échange aide les gouvernements à prendre de meilleures décisions pour l'ensemble des citoyens.

2. Scepticisme scientifique

Remettre en question toutes les allégations qui ne sont pas étayées par des preuves solides et des recherches vérifiables. De nombreuses politiques soutenues uniquement par des préférences idéologiques ou des intérêts particuliers sont erronées et nuisent au bien-être des citoyens.

3. Diversité universitaire

Favoriser la liberté de penser et la diversité de la recherche pour que toutes les options soient représentées dans le travail scientifique. C'est une meilleure façon de résoudre les problèmes sociaux.

4. L'engagement européen
Construire une identité européenne commune. Critiquer des fondamentalismes et des nationalismes excluants. Favoriser la promotion d'une pensée humaniste et laïque respectueuse de la pluralité culturelle et religieuse - ou non religieuse - de tous les citoyens.


Nous, signataires de ce manifeste, souhaitons exprimer notre gratitude à Teresa Giménez Barbat pour son initiative et lui offrons notre soutien afin qu'elle puisse continuer à promouvoir et alimenter le forum Euromind.
 

                                                            Bruxelles-Barcelone-Luxembourg, le 8 avril 2019


Giovannini

domingo, 7 de abril de 2019

Euromint

Sequeiros
 Mi liberada:

A principios de año escribí a Albert Rivera. Tengo con él una relación epistolar oscilante, de intercambio de opiniones sobre la política. Nada trascendente, pero cordial. Le escribí con una cierta incomodidad, porque iba a pedirle algo y ése siempre es un mal momento en las relaciones humanas. Mi relación con Ciudadanos tiene poco misterio. Colaboré en su fundación y desde que existe lo voto, salvo en unas europeas en las que eligieron una compañía inadecuada. Escribo sobre sus azares como lo hago de cualquier otro partido: lo que me parece. A veces me piden alguna opinión sobre sus decisiones, en razón de un supuesto plus de fundador. La prensa socialdemócrata, por ejemplo, solo escribe mi nombre cuando intuye que así puedo hacer algún daño al partido. Cualquiera de esas conversaciones con mis colegas siempre arranca con la advertencia de que Fundador solo es para mí el nombre de una especie de matarratas muy popular cuando entonces. Pero en las transcripciones se lo saltan. El periodismo con acné siempre va al grano.

Pedir algo al presidente de Ciudadanos y a Ciudadanos mismo era incómodo, también por inédito. Desde la fundación del partido mi participación en su vida interna -a diferencia de lo que habían hecho otros fundadores- había sido nula. No digamos ya mi intrusión. Tampoco había habido la más mínima intrusión de Cs en mi vida interna. El ejemplo más categórico fue el de hace tres años cuando en un debate televisivo con Rivera Pablo Iglesias aseguró, entre otros nombres: "Cuando Arcadi Espada dice: 'Preferimos a Albert Rivera, eso te hace daño y es malo para vosotros'». Rivera le contestó: «Y cuando lo dice Maduro de vosotros también, pero yo no voy a entrar en ese juego, Pablo, porque la gente está harta del y tú más".

Pero esta vez me sentía obligado a entrometerme y pedirle ayuda para que Teresa Giménez Barbat ocupara un puesto en las listas con posibilidades de salir elegida y pudiera así continuar su trabajo como eurodiputada. Es verdad que Teresa y yo somos amigos desde hace mucho tiempo. Pero los mandatos de la objetividad incluyen el de que no puedes dejar de hacer algo justo porque beneficie a un amigo. Teresa llegó al Parlamento Europeo hace cuatro años. Había formado parte de las listas de UPyD y la paulatina destrucción de ese partido, muchos de cuyos militantes y votantes se pasaron a Cs, fue haciendo que la lista corriera hasta que le tocó. Nada más llegar se puso a trabajar, asunto ciertamente sorprendente. Se ocupó, sobre todo, de desenmascarar la petulante sonrisa del Proceso en la escena europea y de organizar Euromind. Respecto del primero quiero decir que -aparte de las voluminosas muestras públicas de su actividad- predicó personalmente con el ejemplo y le negó la sonrisa a los independentistas con los que tuvo que tratarse, incluso en su propio grupo parlamentario. Este es un hecho político capital, porque los independentistas pocas veces son tratados -y mucho menos fuera de España- con la severidad gestual que merece su siniestro rostro político. Pero este apunte moral es, incluso, secundario respecto de la fundación de Euromind.

Desde hace dos décadas, Teresa Giménez es una de las principales divulgadoras en España de la Tercera Cultura. Es más o menos conocido que la Tercera Cultura persigue la sutura entre las ciencias y las letras, o dicho más descaradamente, la necesidad de que las letras dejen de estar asociadas al mito. Pero, además, la Tercera Cultura tiene un carácter radicalmente político, porque pretende que la política tome sus decisiones basándose en el conocimiento de lo real, es decir, basándose en los diagnósticos de la Ciencia. La tradición suele mantener incontaminadas las esferas de lo normativo y de lo real en nombre del Bien, sin atender a que esa incontaminación es también, como en los clásicos ejemplos de la esclavitud o del comunismo, fuente del Mal. La Tercera Cultura, genéricamente considerada, busca que la norma no opere en el vacío: es decir, que en graves problemas contemporáneos, sean el cambio climático, la bioética, el nacionalismo o las guerras culturales, la norma sepa y asuma cuándo actúa en la ignorancia de lo real o, incluso, en contra de lo real. En sus tres años de vida Euromind invitó a una buena parte de la mejor inteligencia contemporánea a hablar de todo esto. Basten estos nombres entre las decenas que pasaron estos años por Bruselas y otras ciudades de Europa: Steven Pinker, Richard Dawkins, Jean Bricmont, Michael Shermer, Sissela Bok, Michael P. Lynch, Thomas Metzinger, Susan Pinker, Ayaan Hirsi Ali, Robert Redeker, Ibn Warraq, Hugo Mercier, Julian Baggini, Frans de Waal, Bjorn Lomborg o Claire Lehmann. También pasaron unos cuantos españoles.

Una virtud esencial de Euromind es que su trabajo se desarrolló en medio de la actividad política, negociando con ella e implicando a políticos profesionales a debatir sobre cada una de las cuestiones dentro de su horario laboral, por así decirlo. Quiero subrayar que Euromind no se planteó como uno de tantos foros intelectuales, algunos incluso respetables, pero cuyas conclusiones tienen que dar un largo rodeo hasta llegar a los políticamente influyentes. Esta voluntad de la eurodiputada de encarar la política me recordó siempre su actitud en los inicios de Cs. Era una de los que defendían que la idea germinal de Ciudadanos creciera hasta convertirse en un partido político y no en el enésimo foro babélico. O, ni siquiera, en aquel pintoresco Partido Provisional de la Izquierda que habría de extinguirse, según algunos cráneos, cuando los socialistas recuperaran la cordura.

Pues bien, este proyecto intelectual y político -que en realidad buscaba reconciliar los adjetivos, ahora que la política se ha convertido en una forma de subnormalidad y de bajeza- no ha tenido cabida en el partido que la señora Giménez Barbat contribuyó a fundar y con el que ideológica y prácticamente se reconoce. Un partido que señala al populismo como uno de sus enemigos, pero que tal vez crea que al populismo se lo combate no con la inteligencia (y la Ciencia) sino con emotivas jaculatorias. Que es como los populistas, justamente, combaten la democracia. Euromind se ha visto obligado a dejar paso a las imperiosas necesidades de colocar restos de serie. La práctica, tan habitual, denigra a la política, denigra a Cs y denigra a Europa. Esto por no referirme a lo realmente memorable y es que el proyecto de la eurodiputada haya tenido que ceder también ante las inexorables cláusulas de la negociación con UPyD. Unas negociaciones -ásperas por trascendentales- que se han desarrollado al más alto nivel, y que han acabado con la incorporación a la lista del presidente de UPyD y concejal en Las Rozas, toma. Al fin la soñada gran coalición clorofílica constitucionalista. Euromint. Siempre se pierde algo.

Rivera contestó sinceramente: "Tomo nota". Y nosotros a lo nuestro, que es hacer manifiestos: https://salvemoseuromind.blogspot.com

Sigue ciega tu camino,

A.

sábado, 6 de abril de 2019

Qué solo se está en la cumbre. ¡Y qué a gusto!

Aunque todos nos hemos dado cuenta de que el Ciudadanos de hoy no tiene nada que ver con el de ayer -que a muchos nos gustaba más-, Albert Rivera se empeña en dejarlo claro cada día, por si algunos de nosotros fuésemos ligeramente sordos o cortos de vista. Empezó, sin que nadie se lo pidiera, renunciando a la socialdemocracia, como si estuviese haciendo la primera comunión y rechazando a Satanás, a sus pompas y a sus glorias. Luego tuvo la brillante idea de establecer un cordón sanitario en torno a Pedro Sánchez, convertido para la ocasión en el Anticristo (pactar con Vox, por el contrario, le parecía lo más normal del mundo, como cuando metió la pata hace años con lo de Libertas). Suma y sigue: le ofrece un pacto preelectoral a Pablo Casado y éste, de manera displicente y un pelín humillante, le dice que ya puede contar con la cartera de Asuntos Exteriores en su flamante gobierno (“No, no, que el presidente del gobierno seré yo”, clama Rivera sin que el otro se de por aludido). Última hazaña: para seguir insistiendo en que se la pela el núcleo fundacional del partido, se carga a Teresa Giménez Barbat, que llevaba a cabo una meritoria labor humanista en Europa al frente de Euromind. ¿Qué será lo próximo? ¿Soltarle dos guantazos a Francesc de Carreras o a Boadella si se los cruza por algún lado?

Nunca sabremos si la deriva derechista de Rivera es algo sentido o simple oportunismo. O si, en un rapto de generosidad, pretende devolverles al PSC los votantes sustraídos ante el síndrome de Estocolmo nacionalista de los de Iceta, pero si esa es la intención, debo decirle que va por muy buen camino. Reconozco que empecé a perderle un poco el respeto cuando me llegó -desde dentro del partido- la información de que Albert no leía un libro ni que lo mataran y que su cantante de referencia era Alejandro Sanz, pero quería seguir creyendo en ese partido que, hace unos años, se atrevió a plantar cara en Cataluña a los nacionalistas, gracias en parte a una pandilla de gente que sí lee libros y de la que ahora se quiere deshacer cuanto antes, olvidando que fueron ellos quienes le apoyaron cuando no lo conocía ni su padre. He conocido y apreciado a gente estupenda en Ciudadanos, pero su jefe ha dejado de inspirarme la más mínima confianza: me temo que solo es un sujeto muy ambicioso que hará lo que considere necesario para llegar a presidente de la nación, aunque se le empieza a poner cara de acabar quedándose con las ganas.

Rivera y su fiel Villegas son especialistas en castigar a lo mejor que tienen. Véase el caso Giménez Barbat. O el de Jordi Cañas, un socialdemócrata -y un gran tipo- al que en estos momentos no saben si enviarlo a Europa o a la mierda. Rivera ya no se habla con Manuel Valls, aunque se supone que éste es su candidato a la alcaldía de Barcelona. Y a ver con qué más nos sale de aquí al 28 de abril. Yo no sé si la política ha podrido a Rivera o si ya venía podrido de casa, pero lo cierto es que se ha cargado una propuesta que, en sus inicios, era fresca, estimulante y necesaria. Tal vez porque sus impulsores leían libros, no escuchaban a Alejandro Sanz y no imitaban a los nacionalistas envolviéndose constantemente en la bandera, que últimamente es la distracción favorita de Rivera, quien se dedica a competir con Casado y Abascal por ver quién tiene la bandera más grande, más calentita y más acogedora. Y lo que podría haber sido un necesario partido de centro izquierda antinacionalista ha acabado convertido en una opción más de la derechona. ¡Te has lucido, Alberto Carlos!


Ramón de España, en Crónica Global, 6 de abril de 2019

CCP

La diputada europeísta del grupo liberal ALDE Teresa Giménez Barbat, fundadora de Cs, y que accedió al Parlamento Europeo con UPyD, igual no podrá seguir en Bruselas. Aparte de denunciar -como catalana-- todas las veces que ha podido en la eurocámara el mensaje excluyente que supone el independentismo, ha sido la impulsora de la que probablemente sea la mejor iniciativa individual de un parlamentario español en esa institución desde que accedió España a la UE en 1986: Euromind. Que ningún partido ahora le brinde la posibilidad de ser reelegida con posibilidades reales y así seguir con el foro Euromind, para que la ciencia entre en el debate público y en la toma de decisiones políticas, debería llevarla a liderar una agrupación de electores el 26 de mayo bajo el lema: "Con la ciencia, Contra los nacionalismos, Por Europa".

Tadeu, en El Mundo, 6 de abril de 2019

viernes, 5 de abril de 2019

Convicciones por encuestas, talento por saldos

Llegaban para cambiar la política, sonaban a jóvenes rockeros y aborrecían del bipartidismo. Terminarán en la escombrera. El partido Podemos porque compró todos los boletos reaccionarios, de la identidad y las tradiciones al recelo por la ciencia. Ciudadanos porque vive preso de la torpeza de una camarilla incapaz de distinguir un libro de un paraguas y a un eurófobo como Declan Ganley de un intelectual como Steven Pinker. En la almendra cercana a Albert Rivera, de hecho, quedan algunos de los urdidores de la infame cabriola junto a Libertas. Entre tanto acaban de prescindir de Teresa Giménez Barbat, a la que ofrecen ir en el número 13 al parlamento europeo después de montar Euromind y hacer de Bruselas un ágora deslumbrante. Por Euromind han pasado luminarias de la categoría de los dos Pinker, Dawkins, Bricmont, van Vugt, Turchin, Hall, Arias-Maldonado, Blumner o Roca Barea. En una iniciativa absolutamente inédita propició que algunos de los grandes científicos y humanistas de nuestro tiempo hayan debatido sobre medio ambiente, edición genética, posverdad, cambio climático, democracia sentimental, islamismo… Una supernova de asombrosa potencia intelectual que nos recordaba al Ciudadanos original. Al que tanto quisimos por transgresor e ilustrado y del que no quedan ni las raspas. Lejos de conformarse con chulear a la escritora Giménez Barbat, y lejos de resignarse a rellenar de saldos la lista europea, la actual dirección también dejó caer al filólogo Xavier Pericay, abandonado a su suerte en Baleares. Recuerden que tanto Barbat como Pericay estaban entre los firmantes del manifiesto que dio origen al partido. Pero quién quiere tener a su vera a gente como Savater, Boadella, Trapiello u Ovejero, que arroparán a la formidable Cayetana Álvarez de Toledo en distintos actos (¡tan extraordinaria que incluso tiene meloso a Enric Juliana!), cuando puedes contar con el asesoramiento de algunos de los genios de la operación Libertas, como Villegas y Cuadrado. El maestro Raúl del Pozo hablaba del Síndrome de la Moncloa, que infecta a los presidentes y los deja como vaca espongiforme sin camisa de fuerza. Lo monstruoso de Ciudadanos, empeñado en autoboicotearse, y de su pobre presidente, que no se cansa de meter la pata y va camino de ser el increíble hombre menguante, es que lo han contraído antes de. Resta la esperanza de que Inés Arrimadas asuma algún día el mando. Si Rivera y cia. no la destrozan antes.

Julio Valdeón, en La Razón, 5 de abril de 2019